Comunidad 90.3Fmérides90.3NoticiasSOCIEDAD

1º de Mayo: Por Osvaldo Bayer…

1886. Los Mártires de Chicago  —  Día Internacional de los Trabajadores.

Comienza en Chicago la huelga por el reclamo de la jornada laboral de ocho horas.

Los llamados Mártires de Chicago inspiran las luchas obreras en gran parte del mundo.

  • El 1º de mayo quedará como Día Internacional de los Trabajadores.

Es increíble pero el sistema económico y político que domina el mundo logró terminar con algo que unía todos los años a los obreros de todo el mundo. Hoy, el “Día del Trabajo” y no el Día de los Trabajadores como era antes es apenas un feriado, tal vez con pequeños actos de los incorregibles. Pero cuando uno lee que en 1904 se reunían setenta mil obreros en La Boca detrás de las banderas rojas, en condiciones represivas máximas, a bala limpia y a garrotazos, le parece increíble. Y con menos desocupados que ahora.

  • Los comienzos del movimiento obrero en nuestro país fueron, sin ninguna duda, épicos.

Ese primer acto del 1º de mayo de 1890, convocado por los trabajadores alemanes del Vorwärts al cual concurrieron representantes obreros de todas las corrientes inmigratorias y los oradores hablaron cada uno en su propio idioma, fue pura emoción y coraje.

Y la policía observaba todo para “intervenir” cuando la palabra exacta es “reprimir”.

Pero llenaron el Prado Español esa gente recién llegada al país que desde un principio luchó por las ocho horas de trabajo. Tenían como modelo a los Mártires de Chicago.

Los cuatro alemanes y el inglés, anarquistas que fueron ahorcados por la Justicia norteamericana por organizar el movimiento que luego iba a triunfar en todo el mundo: las ocho horas de jornada de labor.
Y triunfaron en nuestro país, pese a la funesta Ley de Residencia, pese a la bestial represión del general Roca y sus “liberales positivistas” que posteriormente iban a llamarse conservadores.

  • En la tesis de Federico Figueroa, de 1906, titulada “Las huelgas en la República Argentina, el modo de combatirlas” se leen cosas como éstas:

Que los dependientes de almacén habían iniciado un paro por tiempo indefinido para luchar por condiciones más benignas de trabajo ya que las jornadas eran de 18 horas diarias.

Nada menos que dieciocho horas, con todas las letras. Es increíble la lista interminable de huelgas en los años 1902 y 1904, durante la presidencia de Roca, donde la explotación de los trabajadores llegó a términos exasperantes.

Pero lo que al lector lo llena de emoción y admiración es que la lista de huelgas se expande también a pequeñas ciudades y a pueblitos del interior argentino. ¿Cómo hacían esos anarquistas de aquel tiempo?

Lo primero que hacían era reunirse y fundar la Sociedad de Oficios Varios. Con biblioteca, conjunto filodramático y cursos de aprender a leer y escribir para analfabetos.
Y una asamblea semanal. No había dirigentes sino apenas un secretario de actas para anotar lo que resolvía la asamblea soberana. No había dirigentes “gordos”. Ni llegaban a sus sindicatos en una cuatro por cuatro. En esa época, ninguno de los “agitadores” –ya que no les gustaba la palabra “dirigentes”– recibía pago por su labor sindical.

El general Roca no perdona. Es presidente de todos los argentinos, menos de algunos.

A los caídos en su lucha por la dignidad jamás se les levantó alguna piedra recordatoria con su nombre, y ninguna calle los recuerda. Pero a Roca, los argentinos lo premiamos con el monumento más grande de Buenos Aires.

La historia del movimiento obrero en sus comienzos está a la altura de las luchas del proletariado europeo. Pero se la ha silenciado. Aparece sólo en libros de investigación. No se la recuerda.

Cuando propusimos un conjunto de personas que se llamara “Víctimas de la Semana Trágica” a la plaza donde estaban los establecimientos Vasena, donde había comenzado la cobarde represión de enero de 1919, de inmediato el metalúrgico Vandor solicitó que se llamara “Martín Fierro”. Y así fue llamada. Del pasado no se habla. El movimiento obrero empezó en 1945.

  • De eso no se habla — Por Osvaldo Bayer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *