Comunidad 90.3EDUCACIONNoticiasSOCIEDAD

Marcha Federal Universitaria

Tras el congelamiento del presupuesto y ante el peligro inminente de la paralización de las universidades nacionales, los estudiantes se levantan y se pliegan al mayor plan de lucha en años.

Después de que el presidente Javier Milei atacara hasta el cansancio a la educación pública y desoyera los repetidos pedidos de asistencia financiera, las universidades nacionales darán su primera gran respuesta este martes 23.

La situación es tan dramática que la voz cantante de los reclamos la llevaron hasta ahora las propias autoridades universitarias y los docentes.

Sin embargo, el movimiento estudiantil también está en alerta y se movilizará en todo el país en el marco de la Marcha Federal UniversitariaAnte el congelamiento del presupuesto con una inflación interanual del 287%, centros de estudiantes coordinan acciones con gremios docentes, organizan clases públicas y llaman a que se movilicen todos los que defienden la educación pública.

Este 2024, se dio la particularidad de que al principio de la cursada los docentes de prácticamente todas las universidades nacionales, según testimonios de estudiantes, advirtieron desde la primera clase del peligro que corre la educación superior en el país.

Sin embargo, no se veía una reacción clara de los alumnos, que sí habían estado comprometidos en otras situaciones, como en las tomas y medidas de fuerza de 2018, cuando el macrismo proponía un fuerte recorte pero que no llegaba a los talones del que está haciendo Milei, o durante 2001, cuando el entonces ministro de Economía, Ricardo López Murphy, quiso hacer un recorte masivo.

El congelamiento del presupuesto afecta a todas las universidades públicas de la Argentina.

Macarena Videla, estudiante del profesorado y de la licenciatura en Psicología en la Universidad Nacional de San Luis: »Para el movimiento estudiantil la crisis está un poco más desperdigada, porque tenemos el problema de pagar el alquiler, tenemos el problema de la continuidad de las becas, de los aumentos del comedor, que empiezan a faltar insumos en la universidad». 

El próximo martes, la expectativa del movimiento estudiantil es que las calles y en especial la Plaza de Mayo se llenen de estudiantes que militan y que suelen participar de este tipo de movilizaciones, pero también de jóvenes que cursan y caminan los pasillos de las universidades públicas todos los días pero no tienen pertenencia política.

La dimensión que adquiera la Marcha Nacional Universitaria definirá si el Gobierno de Milei tiene que dar una nueva marcha atrás. Como quedó tantas veces demostrado, esta lucha es imposible sin el movimiento estudiantil. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *