Pescado Rabioso: A 50 años “DESATORMENTÁNDONOS”

Si con Almendra, Luis Alberto Spinetta había logrado conjugar el universo beatle con el tango de Piazzolla y el jazz, entre otros géneros; Pescado Rabioso, su siguiente proyecto formal caracterizado como un power trío de blues y rock, se posicionó por la impronta de su líder como un enlazador de mundos entre los riff crudos y distorsionados, las vigorosas bases rítmicas, el lirismo y la riqueza armónica.

Todo eso se confirmó cuando en los primaverales días de 1972, la aventura musical iniciada varios meses atrás con Black Amaya en la batería y Osvaldo “Bocón” Frascino en el bajo, que ya tenía un importante rodaje en vivo, editó “Desatormentándonos”, su debut discográfico.

Más que elocuente resultaba la apertura del álbum con el “Blues de Cris”, una despedida a la musa inspiradora de “Muchacha ojos de papel”, que también resultó una ruptura con todo lo que aquella canción representaba.

“Yo quería hacer una música aún más violenta que las del segundo disco de Almendra. Pescado, y en especial el primer disco, eran un despegue declarado respecto a Almendra. Si bien Almendra me había permitido llegar a ese lugar, creo que con Pescado intenté romper la ternura y el eje sensible de Almendra”, había comentado Spinetta.

“Fue el primer eructo después de que uno se toma un Uvasal tras haber comido y bebido a mansalva” L.A.S

“Cuando Luis me ofreció integrar el proyecto, quería hacer algo más pesado que Almendra, quería romper con todo eso”, Black Amaya.

“Fue una grabación rápida. Fue hecha en dos días, unas diez horas por día, porque ya veníamos ensayados. Fueron pocos temas porque eran temas largos, de seis minutos. Eran introducciones largas, solos largos, que era lo que estaba en auge en ese momento. No había una marca de tiempo de tres minutos. A pesar de que parece que sí, en el disco no se improvisó mucho”, señaló Black Amaya.

Del repertorio que formó parte del disco, tal vez el tema que mayor sorpresa causó fue “Serpiente (viaja por la sal)” por la inclusión de un órgano hammond, a cargo de Carlos Cutaia, que estuvo como invitado especial, pero que iba a dejar una huella para sumarse al poco tiempo después como miembro estable de la banda.

Hacia 1973, Pescado Rabioso pasó a ser historia –grande, por cierto- aunque su líder utilizó ese nombre para grabar como solista “Artaud”, su disco más representativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 9 =